lunes, 12 de noviembre de 2012

ORACIÓN PARA EL HOGAR


Divino Arcángel Miguel:
Toma posesión de este hogar que humildemente te ofrezco y purifícalo con tu presencia. Haz que sea un hogar digno, conviértelo en un altar donde diariamente pueda consagrar mi vida, mi alma y mi mente al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María.

Que tu divina luz esté como un poderoso escudo de protección alrededor de esta casa y de todos los que vivimos e
n ella y que tu fe nos inspire siempre. Toma en tus manos nuestro destino y condúcenos amorosamente hacia Dios. Te amamos y te damos la bienvenida a ti y a tus ángeles dentro de nuestro hogar y de nuestro corazón.

Del mismo modo te ofrecemos nuestra humilde gratitud por el servicio que nos das. Ahora, descansa. Aspira suavemente y dame tu mano. Hay un día mágico que espera hoy tu seducción con sonrisas, buena voluntad y oración. Te amo profundamente.......

miércoles, 4 de julio de 2012

ORACIÓN A DIOS ANTE LAS DIFICULTADES



Se dice que el Arcangel Miguel es el autor como inspiración de este Salmo:

SALMO 86


ORACIÓN A DIOS ANTE LAS DIFICULTADES

Inclina tu oído, Señor, escúchame,
que soy un pobre desamparado;
protege mi vida, que soy un fiel tuyo;
salva a tu siervo, que confía en ti.


Tú eres mi Dios, piedad de mí, Señor,
que a tí te estoy llamando todo el día;
alegra el alma de tu siervo,
pues levanto mi alma hacia tí;
porque tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia
con los que te invocan.


Señor, escucha mi oración,
atiende a la voz de mi súplica.
En el día del peligro te llamo,
y tú me escuchas.


No tienes igual entre los dioses, Señor,
ni hay obras como las tuyas.
Todos los pueblos vendrán
a postrarse en tu presencia, Señor;
bendecirán tu nombre:
"Grande eres tú, y haces maravillas;
tú eres el único Dios".


Enséñame, Señor, tu camino,
para que siga tu verdad;
mantén mi corazón entero
en el temor de tu nombre.


Te alabaré de todo corazón, Dios mío;
daré gloria a tu nombre por siempre,
por tu gran piedad para conmigo,
porque me salvaste
del abismo profundo.


Dios mío, unos soberbios
se levantan contra mí,
una banda de insolentes
atenta contra mi vida,
sin tenerte en cuenta a ti.


Pero tú, Señor,
Dios clemente y misericordioso,
lento a la cólera, rico en piedad y leal,
mírame, ten compasión de mí.


Da fuerza a tu siervo,
salva al hijo de tu esclava;
dame una señal propicia,
que la vean mis adversarios
y se avergüencen,
porque tú, Señor,
me ayudas y consuelas.



Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Si dice che l'Arcangelo Michele è l'autore di questo Salmo:

SALMO 86


PREGHIERA A DIO PER LE DIFFICOLTA

Porgi l'orecchio, Signore, ascolta,
Sono un uomo senza fissa dimora;
proteggere la mia vita, io sono un tuo fedele;
salva il tuo servo, che si fida di te.


Tu sei il mio Dio, abbi pietà di me, Signore,
che ti sto chiamando per tutto il giorno;
felice l'anima del tuo servo,
perché io elevo l'anima mia a te;
poiché tu, Signore, sei buono e tollerante,
ricco di misericordia
con tutti coloro che chiamano.


Signore, ascolta la mia preghiera,
partecipare alla voce delle mie suppliche.
Il giorno del pericolo si chiama,
e tu mi ascolti.


Tu non hanno eguali fra gli dèi, o Signore,
né vi sono opere come la tua.
Tutti i popoli devono
ad adorare te, Signore;
benedire il tuo nome:
"Tu sei grande, e di fare miracoli;
tu sei l'unico Dio ".


Insegnami, Signore, la tua strada
a camminare nella tua verità;
mantenere tutto il mio cuore
nel timore del tuo nome.


Io ti celebrerò con tutto il mio cuore, mio Dio;
Io glorifica il tuo nome per sempre,
per la tua grande misericordia per me,
mi hai salvato
fossa profonda.


Mio Dio, una superba
sollevarsi contro di me,
una banda di insolente
minaccia la mia vita,
senza di te in mente per voi.


Ma tu, Signore,
Dio clemente e misericordioso,
lento all'ira, ricco di grazia e di leale,
Guardami, abbi pietà di me.


Si dà forza al tuo servo,
salvare il figlio della sua ancella;
dammi un segno propizio
che vedono i miei avversari
e vergogna,
poiché tu, Signore,
aiutare e confortato me.



Gloria al Padre e del Figlio e dello Spirito Santo, nei secoli dei secoli. Amen.

jueves, 17 de mayo de 2012

ORACIÓN PARA COMENZAR EL DIA



ORACIÓN PARA COMENZAR EL DIA
Amado Miguel Arcángel,
mi buen protector, al amanecer
 preséntame ante mis ojos todas
 las ocasiones para obrar el bien,
que el nuevo día me depara y no
permitas que las menosprecie.
Despierta mi actividad espiritual
 y dirígela hacia aquellos a quienes
pueda colaborar.
Que mi voluntad secundada por
 tu gracia, produzca todos los
días obras dignas de la eterna
 felicidad .
Así sea y será

domingo, 13 de mayo de 2012

Milagro Increíble: Marine Estadounidense salvado por San Miguel



Esta es la verdadera historia de un marine herido en Corea en 1950. En una carta escrita a su madre le contó el fascinante encuentro que experimentó durante la guerra. El padre Walter Muldy, un capellán militar que habló con el joven marine y su madre, además de con el oficial de la unidad, siempre defendió la veracidad de la historia. Lo oímos de alguien que leyó la carta original y nos contó la historia aqui, con todos sus detalles y en primera persona, para conservar el impacto que debió tener cuando el marine se lo contó a su madre.


Querida mamá,

Te escribo desde la cama del hospital. No te preocupes, mamá, estoy bien. Fui herido, pero el médico dice que estaré en pie en casi nada.

Pero esto no es lo que tengo que contarte, mamá. Algo me ha ocurrido que no me atrevo a contar a nadie más por miedo a que no me crean. Pero tengo que contártelo, eres la única persona en quien confío, aunque quizá hasta tu lo encuentres difícil de creer.

¿Recuerdas la oración de San Miguel que me enseñaste cuando era pequeño? "Miguel, Miguel, de la mañana..."* Antes de irme de casa a Corea me instanste a recordar esa oración antes de cualquier encuentro con el enemigo. Pero en realidad no necesitaba que me la recordases, mamá. Siempre la he rezado, y cuando fui a Corea a veces la digo un par de veces al día, mientras vamos de marcha o descansamos.
En fin, un día nos ordenaron rastrear el frente en busca de comunistas. Era un día muy frío. Mientras caminaba noté a otro compañero que caminaba a mi lado, y le miré para ver quién era.

Era un tío grande, un marine de 1'80 cm y con un cuerpo proporcionado. Era extraño, ya que no le conocía, y pensaba que conocía  a todos en mi unidad. Estaba contento de tener compañía, entonces él rompió el silencio que había entre nosotros.

"Hace fresco hoy, eh?"Yo me reí, porque de repente me pareció absurdo hablar del tiempo cuando avanzábamos para enfrentarnos al enemigo.

Él también rió suavemente.

"Pensé que conocía a todo el mundo en mi unidad", continué, "pero no te he visto nunca".

No”, confirmó, “Me acabo de unir a tu unidad. Me llamo Miguel".

"¿En serio? Yo también".

"Lo sé", respondió el marine, "Miguel, Miguel de la mañana..."

Mamá, estaba muy sorprendido de que supiese de mi oración, pero se la enseñe a muchos de los otros tíos, así que supuse que el recién llegado debió oírsela a alguien más. De hecho me han llegado rumores de que algunos compañeros me estaban llamando "San Miguel".

Entonces, de repente, Miguel dijo, "Va a haber problemas allí enfrente".

Me preguntaba cómo podía saber eso. Estaba jadeando por la marcha que llevábamos, y mi aliento hendía el frío aire como densos jirones de niebla. Miguel parecía estar en plena forma, porque no puede ver ningún rastro visible de su aliento. Justo entonces empezó a nevar densamente, y aumentó tan rápidamente que enseguida no pude ni ver ni oír al resto de mi unidad. Me puse un poco nervioso y le llamé, "¡Miguel!". Cuando lo hice pude sentir su fuerte mano en mi hombro y oír su voz en mi oído "Pronto va a clarear".

Y de repente, clareó. Y entonces, justo enfrente nuestro y a poca distancia, como en muchas pesadillas espantosas, estaban siete comunistas, bastante cómicos con sus extraños sombreros. Pero realmente no tenían nada gracioso en ese momento; sus armas estaban listas y apuntando directamente hacia nosotros.

"¡¡A tierra, Miguel!!" Grité mientras me tiraba en busca de protección. Incluso cuando aun no había caído del todo alcé la vista y vi a Miguel todavía en pie, como si estuviese paralizado de miedo, o eso pensaba en ese momento. Las balas volaban en todas direcciones, y mamá, no había forma de que esos comunistas pudiesen haber errado el tiro a tan corta distancia. Me incorporé de un salto y tiré de él, y entonces me dieron. El dolor era como una llama ardiente en mi pecho, y según caía mi cabeza se desvaneció, recuerdo haber pensado "Debo de estar muriéndome...". Alguien me depositaba en el suelo, fuertes brazos me sujetaban y me dejaban suavemente sobre la nieve. Medio aturdido abrí mis ojos, y me pareció como si el sol me atravesase los ojos con su luz. Miguel todavía permanecía de pie, y su cara brillaba con un terrible resplandor. De repente parecía como si su resplandor creciese, como el sol, incrementándose intensamente alrededor de él, como las alas de un ángel. Justo antes de desvanecerme por completo vi que Miguel sujetaba una espada en sus manos, y destellaba como un millón de rayos.

Más tarde, cuando me desperté, el resto de mis compañeros y el sargento vinieron hacia mi.

"¿Cómo lo hiciste, hijo?", me preguntó.

"¿Dónde está Miguel?" le dije como contestación.

"¿Miguel, quién?". El sargento parecía perplejo.

"Miguel, el marine enorme que iba conmigo, justo hace un momento. Le vi aquí según caía“.

"Hijo", dijo gravemente el sargento, "tú eres el único Miguel en mi unidad. Traje a todos tus compañeros, y sólo hay un Miguel. Tú. E hijo, no estabas caminando con nadie. Te observaba porque te estabas alejando demasiado de nosotros y estaba preocupado".

"Ahora dime, hijo", repitió, "¿Cómo lo has hecho?".

Era la segunda vez que me lo preguntaba, y me empezaba a molestar.

"¿Cómo he hecho qué?".
"¿Cómo has matado a estos siete comunistas de aquí? Tu rifle tiene aún todas las balas".

"¿Qué?"
"Vamos, hijo. Están todos dispersos alrededor tuyo, cada uno con un tajo mortal de espada".

Y este, mamá, es el final de mi historia. Pudo haber sido el dolor, el sol enceguecedor o el penetrante frío. No lo sé, mamá, pero hay una cosa de la que si estoy seguro. Sucedió.

Te quiere, tu hijo
Miguel.

Traducido directamente de aquí.
La oración, en inglés en el original, es la que sigue: "Michael, Michael, of the morning, / Fresh chord of Heaven adorning, / Keep me safe today / And in time of temptation, / Drive the devil away", (Miguel, Miguel de la mañana, / Frescos coros celestiales adornan, / Mantenme a salvo hoy / Y en la tentación / Aleja al demonio).

jueves, 10 de mayo de 2012

Consagración a San Miguel



Oh nobilísimo Príncipe de los Ángeles, valeroso guerrero del Altísimo, celoso defensor de la gloria del Señor, terror de los espíritus rebeldes, amor y delicia de todos los Ángeles justos, mi queridísimo Arcángel San Miguel: deseando formar parte del número de tus devotos y siervos, hoy a tí me consagro, me ofrezco y me entrego. Coloco mi persona, mi trabajo, mi familia y todo lo que me pertenece bajo tu poderosísima protección.Es pequeño el ofrecimiento de mi servicio, siendo yo un miserable pecador, pero tú aumentarás el afecto de mi corazón. Acuérdate que de hoy en adelante estoy bajo tu amparo y debes asistirme durante toda mi vida.Alcánzame el perdón para mis numerosos y graves pecados, la gracia de amar a Dios de todo corazón, a mi querido Salvador Jesucristo, a mi Madre Santísima y a todos los hombres, mis hermanos, amados por el Padre y redimidos por el Hijo.Obténme los auxilios que me hacen falta para alcanzar la corona de la eterna gloria. Defiéndeme de los enemigos del alma, especialmente en la hora de la muerte. Oh Príncipe gloriosísimo, ven a asistirme en la última lucha, arroja lejos de mí y precipita en los abismos del infierno al ángel soberbio y prevaricador que un día postraste en combate en el Cielo.En esa hora, San Miguel Arcángel, condúceme ante el trono de Dios para cantar contigo y con todos los Ángeles la alabanza, honor y gloria de Aquel que reina por todos los siglos. Amén. San Miguel Arcángel, defiéndenos en el combate para que no perezcamos en el supremo juicio.

lunes, 7 de mayo de 2012

Acto de consagración a San Miguel Arcángel



San Miguel Arcángel, príncipe invencible de las huestes angelicales y glorioso protector de la Iglesia universal, te saludo y te alabo por que el esplendor con que Dios ha adornado tan ricamente. Me presento ante usted en compañía de mi ángel guardián, el Beato Padre Markiewicz y todos los bienaventurados y los santos. Los tomo como testigos de mi dedicación y devoción a usted.

San Miguel Arcángel, yo te consagro mi cuerpo y alma. Te elijo como mi patrón y protector. Sé mi fuerza y el guardián de mi vida. Que me ayude por su poderosa intercesión para que pueda imitar su valor y lealtad a Dios, confiando en su amable ayuda y protección, que puede ser la victoria sobre los enemigos de mi alma y estar unidos con Dios en el cielo para siempre jamás. Amén.

Fuente: The Michaelite Fathers

miércoles, 2 de mayo de 2012

ROSARIO DE SAN MIGUEL

Se empieza con un Credo (1) y un Padrenuestro (1) ; luego se dice: "Mi alma alaba y glorifica a Dios" (3). (3 veces).

Luego se dice: "San Miguel, San Gabriel, San Rafael, rogad a Dios por mí y por mí familia". (3 veces).

Luego se reza un Padrenuestro y se dice: "Quién como Dios". Y los demás contestan:"Nadie como Dios". (10 veces).

Al terminar de decir las 10 veces se vuelve a comenzar como al principio.


Al terminar el Rosario se dice:

 Gloria a Dios en cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, Sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén

Al terminar esta oración se dice (7 veces): "Dad Gloria al Dios de los cielos". Y los demás contestan: "Porque es eterna su misericordia".

Nota: Este Rosario de San Miguel es parte de las oraciones de la Armadura Espiritual, grupo de oraciones que deben rezarse todos los días, sin embargo este Rosario puede rezarse en forma individual.

lunes, 30 de abril de 2012

ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN Y PROTECCIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL


Oh San Miguel Arcángel, postrado en Espíritu delante de tu altar, en la Sagrada cueva que tú mismo consagraste en el Monte Gargano, tu roca fuerte terrenal, yo te reconozco eterno defensor de los Derechos de Dios en el Cielo y en la Tierra; Custodio y Patrón Universal de la Iglesia Católica, Luz y Guía de los Santos de los sumos Pontífices, de los Misioneros, y de todos aquellos que luchan por la Fe de Jesucristo; Humildemente te suplico que aceptes mi Consagración a tu Celestial Persona.

Yo te elijo como mi Príncipe, Soberano y Guía en la lucha contra Satanás y contra el Mal. Contra el Pecado, contra el Odio y las Tinieblas. A ti te consagro mi persona, mi cuerpo con todos sus sentidos, mi Alma con sus potencias, mi familia, mis bienes externos, presentes y futuros, en una palabra: todo lo que me pertenece y me es querido.

Po mi parte te prometo que, con la ayuda de DIOS, en toda circunstancia y con valentía, bajo el estandarte de la Cruz y renovando tu grito: “¿Quién como Dios?”, afirmare contra el enemigo del Bien mi firme voluntad de defender, amar y hacer conocer el Santo Nombre de Dios, de María, de San José y tu Glorioso nombre, oh San Miguel Arcángel.

Me esforzaré por vencer al mal haciendo el bien, procurando amar a Dios y al Prójimo y observando fielmente los Mandamientos de Dios y, los preceptos de la Santa Iglesia Católica Romana.

Te suplico que me bendigas, me defiendas y me cuides, oh San Miguel Arcángel, y que pongas mi nombre en el Libro eterno de la vida beatífica.

Tú eres el que aquilatas y presentas las Almas a Dios; tú que eres el Primer Príncipe del Paraíso, ruega por mí, ahora y en la hora de mi muerte.

Me propongo rezar cada día la Oración (*) del Sumo Pontífice León XIII a tu celestial persona.

Somos miserables; Oh San Miguel Arcángel, ruega por nosotros.

sábado, 28 de abril de 2012

ORACIÓN ARCÁNGEL SAN MIGUEL



“En el momento de la prueba, debajo de ti encuentro mi refugio, glorioso San Miguel e invoco tu ayuda… (Intención). Con tu poderosa intercesión presenta a Dios mi súplica y obtenme la Gracia necesaria para la salvación de mi alma. Defiéndeme de todo mal y guíame por el camino del amor y de la paz. San Miguel: ilumíname. San Miguel: protégeme. San Miguel: defiéndeme. Amén. Gloria al Padre… (tres veces)”

miércoles, 25 de abril de 2012

ORACION AL ARCANGEL SAN MIGUEL




Divino Miguel Arcángel
Amigo de Jesucristo, defensor
De la fe y abogado de los hombres
Humildemente te rogamos, te dignes librar
De todo mal a los que a ti recurrimos con
Confianza, que tu favor nos ampare, tu
Fortaleza nos defienda y que mediante
Tu incomparable protección ,adelantemos
Cada vez mas en el servicio del señor;
Que tu virtud nos esfuerce todos los días
De nuestra vida, para que así, cuando
Salgamos de este mundo, seamos
Presentados por ti libres de toda
Culpa ante el señor

Amen

lunes, 16 de abril de 2012

EXORCISMO DE LEÓN XIII COMPLETO

EXORCISMO CONTRA SATANÁS Y LOS ÁNGELES REBELDES
 
Publicado por orden de Su Santidad León XIII


Primero debe rezarse, como todos los días el Rosario de la Virgen y después el Exorcismo del Papa León XIII. ¡Todos los días! 

Jesús nos dice lo siguiente:

  Hijos míos: haced el Exorcismo de mi amado Arcángel Miguel, dictado a mi siervo el Papa León XIII, todas las veces que podáis y propagad su devoción. Si supierais hijos míos las gracias y la protección que os brindo a través de esta poderosa armadura, ¡si lo supierais!, ¡entonces la utilizaríais más frecuentemente y propagaríais su devoción! Yo, vuestro Padre, a través de mi amado Arcángel Miguel., expulso y protejo de toda fuerza del mal a todos aquellos que hagan y propaguen su devoción. De los lugares donde se practique esta devoción el demonio huirá y ninguna fuerza del mal os podrá tocar.
 
 Todo aquel que ore con fe y en gracia de Dios el exorcismo de mi Amado Arcángel, se convierte en soldado de mi ejército aquí en la tierra; es poderosa armadura contra el ejército de Satanás y sus demonios; hacedlo después del rezo del Santo Rosario, para que veáis cuán grande poder os doy. Pregonad su devoción y os concederé indulgencias especiales. Os lo prometo.
 
 Todo aquel que practique esta devoción tendrá la protección de mi Arcángel Miguel, y él, mi amado Príncipe, lo acompañará en todos sus caminos. Ni los demonios, ni las pestes, ni las tragedias, ni las catástrofes, ni las tempestades, ni el hambre, tocarán a las puertas de aquellos que oren con el exorcismo. Mi Arcángel será intercesor en esta vida y en la eternidad de todos aquellos que sean sus devotos. Hacedlo extensivo a vuestros familiares, parientes, vecinos, amigos y en general al mundo entero, para que las fuerzas del mal sean desterradas de la faz de la tierra. Uníos en oración al Corazón Inmaculado de María y a mis Ejércitos Celestiales; rezad el Santo Rosario y luego haced el Exorcismo, para que permanezcáis en victoria. Acordaos que el tiempo está cerca, sed verdaderos guerreros combatiendo junto a vuestra Madre María y a mis Ejércitos Celestiales. Sed devotos de mi Arcángel y Él, os asistirá en todas vuestras batallas espirituales. Estad pues hijos míos en gracia de Dios al orar con esta armadura y os brindaré grandes victorias sobre toda fuerza del mal.
 



San Miguel nos dice lo siguiente:

  Hermanos: Cada que oréis con mi exorcismo, llamadme primero tres veces, con mi grito de combate:

"¡Quién es como Dios!
Nadie es como Dios”

 Y yo vendré con la velocidad del pensamiento a asistiros en vuestra lucha espiritual. No temáis hermanos, haced mi exorcismo; soy Yo vuestro hermano Miguel y los Arcángeles y Ángeles del Reino de mi Padre los que combatimos por vosotros; por lo tanto, no temáis, estamos para serviros, protegeros y amparos de todo mal y peligro.

Yo, Miguel, Príncipe de los ejércitos de mi Padre, os prometo que seré amigo e intercesor en esta vida y en la llegada a la eternidad de todos aquellos que oren y propaguen la devoción de mi exorcismo. No dejaré que ninguno de mis devotos se pierda y lo mismo haré con sus familias. Cuando llegue su hora, los llevaré a la Gloria de Dios y los presentaré ante mi Padre, sin que tengan que pasar por el Juicio de Dios.

Hermanos, os pido que al hacer mi exorcismo incluyáis las almas de los pecadores que en más peligro estén de condenarse, y las almas de los moribundos que estén en pecado mortal. Si oráis por ellas, yo intercederé ante mi Padre para que no se pierdan. Esas almas rescatadas del fuego del infierno os lo agradecerán y serán intercesoras vuestras cuando alcancen la Gloria de Dios. Orad también con mi exorcismo por la conversión de los pecadores, por la Iglesia y los Sacerdotes, para que nosotros, a través de vuestras oraciones y súplicas y por la Gracia de mi Padre, expulsemos a Jezabel (personaje bíblico) y Asmodeo (demonio que aparece en La Biblia), que están apartando a los Pastores de la Iglesia del camino del evangelio. Orad también por la paz del mundo, tan amenazada en vuestro tiempo y muy especialmente, orad por el triunfo del Inmaculado Corazón de Nuestra Señora y Reina María. Si nos llamáis, vendremos en vuestro auxilio; entended hermanos que mi Padre respeta vuestro libre albedrío, es por eso, por lo que debéis de orar y orar y más especialmente en estos tiempos de tanta oscuridad.


No olvidéis hermanos, orar con mi armadura en Gracia de Dios (confesados y comulgando), uniéndoos al Corazón Inmaculado de Nuestra Señora y Reina María, a Mí, y a los ejércitos celestiales, para que juntos desterremos de la faz de la tierra toda fuerza del mal.
 
“Gloria a Dios en el cielo” Aleluya, Aleluya, Aleluya.


 
 El Exorcismo de León XIII

 
En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo
 
Salmo 67.
Levántese Dios y sean dispersados sus enemigos y huyan de su presencia los que le odian. Como se disipa el humo se disipen ellos, como, se derrite la cera ante el fuego, así perecerán los impíos ante Dios.
 
 
Salmo 34.
Señor, pelea contra los que me atacan; combate a los que luchan contra mí. Sufran una derrota y queden avergonzados los que me persiguen a muerte. Vuelvan la espalda llenos de oprobio los que maquinan mi perdición. Sean como polvo frente al viento cuando el Ángel del Señor los desbarate. Sea su camino oscuro y resbaladizo, cuando el Ángel del Señor los persiga.
Porque sin motivo me tendieron redes de muerte, sin razón me abrieron trampas mortales.
Que les sorprenda un desastre imprevisto, que los enrede la red que para mí escondieron; que caigan en la misma trampa que me abrieron. Mi alma se alegra con el Señor y gozará de su salvación. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

 
Súplica a San Miguel Arcángel.
 
Gloriosísimo príncipe de la milicia celestial, Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha que mantenemos combatiendo “contra los principados y potestades, contra los caudillos de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos esparcidos por los aires” (Ef. 6, 12). Ven en auxilio de los hombres que Dios creó incorruptibles a su imagen y semejanza (Sap. 2, 23), y a tan “alto precio rescatados” (I Cor. 6, 20) de la tiranía del demonio. Con las huestes de los ángeles buenos pelea hoy los combates del Señor, como antaño luchaste contra Lucifer, corifeo de la soberbia y contra sus ángeles apóstalas. Ellos no pudieron vencer, y perdieron su lugar en el Cielo. “Fue precipitado el gran dragón, la antigua serpiente el denominado diablo y Satanás, el seductor del universo: fue precipitado a la tierra y con él fueron arrojados sus ángeles” (Apoc. 12,.8-9).
 
He aquí que el antiguo enemigo y homicida se ha erguido con vehemencia. Disfrazado de “ángel de luz” (II Cor. 11, 14) con la escolta de todos los espíritus malignos rodea e invade la tierra entera, y se instala en todo lugar, con el designio de borrar allí el nombre de Dios y de su Cristo, de arrebatar las almas destinadas a la corona de la gloria eterna, de destruirlas y perderlas para siempre. Como el más inmundo torrente, el maligno dragón derramó sobre los hombres de mente depravada y corrompido corazón, el veneno de su maldad: el espíritu de la mentira, de la impiedad y de la blasfemia; el letal soplo de la lujuria, de todos los vicios e iniquidades.
 
Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido. Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey. Oh invencible adalid, ayuda al pueblo de Dios contra la perversidad de los espíritus que le atacan y dale la victoria.
 
La Iglesia te venera como su guardián y patrono, se gloría que eres su defensor contra los poderes nocivos terrenales e infernales; Dios te confió las almas de los redimidos para colocarlos en el estado de la suprema felicidad. Ruega al Dios de la paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, para que ya no pueda retener cautivos a los hombres y dañar a tu Iglesia. Ofrece nuestras oraciones al Altísimo, para que cuanto antes desciendan sobre nosotros las misericordias del Señor (Salmo 78, 8), y sujeta al dragón, la antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, y, una vez encadenado, precipítalo en el abismo, para que nunca jamás pueda seducir a las naciones (Apoc. 20). 
 
Después de esto, confiados en tu protección y patrocinio, con la sagrada autoridad de la Santa Madre Iglesia, nos disponemos a rechazar la peste de los fraudes diabólicos, confiados y seguros en el Nombre de Jesucristo, nuestro Dios y Señor.
 
He aquí la Cruz del Señor, huid poderes enemigos.
 
R. Ha vencido el León de la tribu de Judá, la raíz de David.
Señor, que tu misericordia venga sobre nosotros.
R. Como lo esperamos de Ti.
Señor, escucha nuestra oración.
R. Y llegue a Ti nuestro clamor.
(El Señor esté con vosotros. (Sólo si es un sacerdote)
R. Y con tu espíritu).
 
Oremos.
Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, invocamos tu santo Nombre y suplicantes imploramos tu clemencia, para que, por la intercesión de la Inmaculada siempre Virgen María Madre de Dios, del Arcángel San Miguel, de San José Esposo de la Santísima Virgen, de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos, te dignes prestarnos tu auxilio contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos que vagan por el mundo para dañar al género humano y para la perdición de las almas. Amén.
 
Exorcismo: Te exorcizamos todo espíritu maligno, poder satánico, ataque del infernal adversario, legión, concentración y secta diabólica, en el nombre y virtud de Nuestro Señor Jesucristo, para que salgas y huyas de la Iglesia de Dios, de las almas creadas a imagen de Dios y redimidas por la preciosa Sangre del Divino Cordero. En adelante no oses, perfidísima serpiente, engañar al género humano, perseguir a la Iglesia de Dios, zarandear a los elegidos y cribarlos como el trigo. Te lo manda Dios Altísimo, a quien en tu insolente soberbia aún pretendes asemejarte, “el cual quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (II Tim. 2). Te lo manda Dios Padre  te lo manda Dios Hijo; te lo manda Dios Espíritu Santo. Te lo manda la majestad de Cristo, el Verbo eterno de Dios hecho hombre, quien para salvar a la estirpe perdida por tu envidia, “se humilló a sí mismo hecho obediente hasta la muerte” (Fil. 2); el cual edificó su Iglesia sobre roca firme, y reveló que los “poderes del infierno nunca prevalecerían contra ella, Él mismo había de permanecer con ella todos los días hasta el fin de los tiempos” (Mat. 28, 20). Te lo manda el santo signo de la Cruz y la virtud de todos los Misterios de la fe cristiana. Te lo manda la excelsa Madre de Dios, la Virgen María, quien con su humildad desde el primer instante de su Inmaculada Concepción aplastó tu orgullosa cabeza.
 
Te lo manda la fe de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de los demás Apóstoles. Te lo manda la sangre de los mártires y la piadosa intercesión de todos los Santos y Santas. Por tanto, maldito dragón y toda legión diabólica, te conjuramos por Dios vivo, por Dios verdadero, por Dios  santo, que “de tal modo amó al mundo que entregó a su unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que viva la vida eterna” (Juan 3); cesa de engañar a las criaturas humanas y deja de suministrarles el veneno de la eterna perdición; deja de dañar a la Iglesia y de poner trabas a su libertad. Huye Satanás, inventor y maestro de toda falacia, enemigo de la salvación de los hombres. Retrocede ante Cristo, en quien nada has hallado semejante a tus obras. Retrocede ante la Iglesia una, santa, católica y apostólica, la que el mismo Cristo adquirió con su Sangre. Humíllate bajo la poderosa mano de Dios. Tiembla y huye, al ser invocado por nosotros el santo y terrible Nombre de Jesús, ante el que se estremecen los infiernos, a quien están sometidas las Virtudes de los cielos, las Potestades y las Dominaciones; a quien los Querubines y Serafines alaban con incesantes voces diciendo: Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios de los Ejércitos.
 
Señor, escucha mi oración.  R. Y llegue a Ti mi clamor.
(El Señor esté con vosotros. (Sólo si es un sacerdote)
R. Y con tu espíritu).
 
Oremos. Dios del Cielo y de la tierra, Dios de los Ángeles, Dios de los Arcángeles, Dios de los Patriarcas, Dios de los Profetas, Dios de los Apóstoles, Dios de los Mártires, Dios de los Confesores, Dios de las Vírgenes, Dios que tienes el poder de dar la vida después de la muerte, el descanso después del trabajo, porque no hay otro Dios fuera de Ti, ni puede haber otros sino Tú mismo, Creador de todo lo visible y lo invisible, cuyo reino no tendrá fin: humildemente te suplicamos que tu gloriosa Majestad se digne libramos eficazmente y guardamos sanos de todo poder, lazo, mentira y maldad de los espíritus infernales. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
 
De las asechanzas del demonio.
R. Líbranos, Señor.
Haz que tu Iglesia te sirva con segura libertad.
R. Te rogamos, óyenos.
Dígnate humillar a los enemigos de tu Iglesia.
R. Te rogamos, óyenos.
 
(Se rocía con agua bendita el lugar y a los presentes).
Señor, no recuerdes nuestros delitos ni los de nuestros padres, ni tomes venganza de nuestros pecados (Tobías 3, 3).
 
Padre nuestro….
Y ahora rezar la siguiente oración:

PODEROSA INVOCACIÓN PARA PEDIR PROTECCIÓN
 
¡Adoración! ¡Adoración! ¡Adoración! ¡A Ti oh arma poderosa!
¡Adoración! ¡Adoración! ¡Adoración! ¡A Tu Sangre Preciosa! Misericordioso Jesucristo Agonizante, derrama Tu Sangre Preciosa sobre las almas. Satisface nuestra sed, y vence al enemigo. Amén.
Poderosa Sangre de Salvación, combate al enemigo. (3 veces).


Y finalmente:


ORACIÓN DE COMBATE A SAN MIGUEL

Se llama primero a San Miguel, pidiéndole permiso al Padre celestial con el rezo de un Padrenuestro. Luego se dice la oración que se enseñó para estos tiempos:

San Miguel Arcángel: Defiéndenos en la pelea contra Satanás y sus demonios; sed nuestro amparo y protección; que el Altísimo os dé el poder y el permiso para que nos asistáis y que Dios haga oír su voz imperiosa para que expulse a Satanás y sus demonios que quieren hacer perder la humanidad. Que tu grito: "Quién como Dios, nadie es como Dios", someta a Satanás y sus demonios bajo nuestros pies. Amén.

jueves, 12 de abril de 2012

SAN MIGUEL ARCANGEL (POEMA)

SAN MIGUEL ARCÁNGEL


Arcángel sagrado San Miguel,
enviado arlequín del divino,
levantando el acero bendito sobre tu corcel
persigues el mal y hombres en desatino.

Con el poder de la espada santa,
destrozas a Satanás, ángel del mal,
librándonos con luz sacrosanta,
de caer en el pecado y en el mal.
 
Te pedimos Patrón de nuestro pueblo
intercedas ante Dios como buen soldado
y sean perdonados nuestros pecados
prometiendo ser fieles y siempre buenos.

Que la bendición de Dios,
sea manto que cubra nuestros campos
y nos libres de penas y lamentos
paz y armonía para todos Señor mío.
 
(Luís Edmundo Sayarumicha)

domingo, 8 de abril de 2012

ORACIÓN POR LA FAMILIA



Arcángel San Miguel, protector y guardián de los hombres, tú que brillas con resplandor, líbranos de todo mal. Con plena confianza recurrimos a tí para que guardes en unión y amor a nuestras familias. Fortalece con tu presencia la unión familiar y libérala de todo egoísmo y discordia. Amén.

jueves, 5 de abril de 2012

PRÍNCIPE GLORIOSÍSIMO


 Glorioso Príncipe, San Miguel Arcángel, yo, tu humilde siervo te saludo por intermedio del Sacratísimo Corazón de nuestro Señor Jesucristo,  te ofrezco mi amor por el aumento de tu alegría, de tu fortaleza y de tu gloria. Doy gracias a Dios por las bendiciones que Él trae para ti y con el que quiere honrarte y exaltarte a ti por encima de todos los otros ángeles. Yo especialmente me encomiendo a tu cuidado en la vida y en la muerte. Quédate junto a mí, ahora y siempre, sobre todo al final de mi vida. Tuviste la amabilidad de la consolarme, fortalecerme y protegerme. Obtuviste para mí un aumento en la fe, en la esperanza y en la caridad. No permitas que me aparte de  la fe, ni que caiga en la trampa de la desesperación, ni dar por sentado las buenas obras que realizo y pensar que siempre me encuentro en medio de la gracia de Dios. Obtener para mí el perdón de mis pecados, la humildad, la paciencia y otras virtudes, la perseverancia en el bien verdadero, y la gracia final que me puede dar la gloria a Dios. Amén.
 

domingo, 1 de abril de 2012

PRIMER MINISTRO DE DIOS

Glorioso Príncipe del Cielo, divino Miguel Arcángel, Primer ministro de Dios, Amigo de Jesucristo, Defensor de la fe y abogado de los hombres: Tú que estás defendiendo todas las religiones, tú que gobiernas en esta era del rayo azul, que tanto favoreces a tus devotos. Haz que yo sepa amar y servir, protégeme de la injusticia, ayúdame a amar a mis enemigos, a fin de convertirlos en amigos. Alcánzame del Señor lo que te pido en este momento (hacer petición) para mayor honra y Gloria suya y provecho de mi Alma. Amén.

jueves, 29 de marzo de 2012

Escudo de Protección de los Arcángeles

A Dios Todopoderoso,

Señor de Israel,

Que Miguel esté a mi derecha,

Gabriel a mi izquierda,

Rafael delante de mí y

Detrás de mí Uriel,

Y por encima de mí la Divina Presencia de Dios.

lunes, 26 de marzo de 2012

GRUPO DE ORACIÓN




Hola a todos mis cyberangelitos;

Como había publicado, en unión con mis blogs, cree un grupo de oración en el cual hacemos el santo rosario y pedimos por todas las peticiones que llegan al blog de oración de cristal y por las personas que así me lo piden, por ahora somos pocos, este domingo solo pudo asistir patricia, angélica y su hermana no pudieron, igualmente les comparto las fotografías.

Este domingo fue un día muy especial porque el ángel de Patricia se manifestó, es decir se dejo ver por mi y traía un hermoso mensaje para ella, que era que su padre se pondría bien, que se lo encomendara a María Rosa Mística, sentí el amor que traía y el agrado de nuestra madre bendita de que estuvieras reunidas en oración.

Espero que mas personas se unan a este grupo oración, ya que no hay nada mas lindo que estar unidos en tan hermosa acción que es pedir a Dios y nuestra madre la Virgen María por nuestros hermanos y por nuestras necesidades y también para agradecer las bendiciones que día a día nos dan.

De nuevo te invito a ti que vives en Cali y quieres participar, solo envíanos un email con tu teléfono a tiendatuangel@hotmail.com y a los que están fuera de Colombia unámonos en cadena de oración por favor, la oración tiene un gran poder sobre todo si sale del corazón.

domingo, 25 de marzo de 2012

ARMADURA ESPIRITUAL PARA ESTOS TIEMPOS DE PURIFICACIÓN



  Gloriosísimo y bienaventurado San Miguel, Príncipe de las Milicias Celestiales, a vos mi amado Arcángel, os confío el cuidado de mi cuerpo, alma y espíritu; humildemente me consagro a ti, y te consagro mi familia y seres queridos; sé nuestro protector y amparo en todos nuestros caminos y batallas espirituales. Que al invocar tu Santo Nombre "Quién como Dios, nadie como Dios"(3 veces) sea yo, mi familia y seres queridos, protegidos de todo mal, de todo peligro, y de todo dardo incendiario del maligno en nuestra integridad física y espiritual.
 
Acepta oh bendito San Miguel, ésta mi consagración a tu celestial persona, y hazla extensiva a mi familia y seres queridos. Te lo pido en el nombre: Del Dios Uno y Trino. Bendición.
 
Por la Santísima intercesión de la Bienaventurada y siempre Virgen María, Reina de los cielos y de los Ángeles, Madre de la humanidad. Bendición.
 
Por la santa intercesión de San Gabriel, San Rafael y demás lumbreras que arden con vos, ante el Trono del Altísimo. Bendición.
 
Por la santa intercesión de los Arcángeles y Ángeles. Bendición.
 
Por la santa intercesión de los profetas y mártires. Bendición.
 
Por la santa intercesión de todos los santos y Santas y Almas Bienaventuradas. Bendición.
 
Por la santa intercesión de las Virtudes, Potestades, Principados, Dominaciones, Tronos, Querubines y Serafines. Bendición.
 
Que todo sea para gloria de Dios y salvación de nuestras almas. Amén.
 
 
 
 
ORACIONES DE PROTECCIÓN
 
Bienaventurado San Miguel Arcángel, sé mi guardián y custodio en todos mis caminos y batallas espirituales; que tu santa protección me acompañe de día y de noche. Defiéndeme del enemigo de mi alma y sus agentes del mal. Guíame por el buen sendero. Líbrame de ofender a Dios. En la hora de mi muerte, tómame de la mano y llévame contigo a la gloria del Padre Eterno. Amén.
 
San Miguel: Ilumíname con tu luz.
San Miguel: Protégeme con tus alas.
San Miguel: Defiéndeme con tu espada. Amén.
 

jueves, 22 de marzo de 2012

Oracion Para Pedir La Proteccion Del Cielo


Oh gloriosísimo San Miguel Arcángel, príncipe y caudillo de los ejércitos celestiales, custodio y defensor de las almas, guarda de la Iglesia, vencedor, terror y espanto de los rebeldes espíritus infernales. Humildemente te rogamos, te digne librar de todo mal a los que a ti recurrimos con confianza; que tu favor nos ampare, tu fortaleza nos defienda y que, mediante tu incomparable protección adelantemos cada vez más en el servicio del Señor; que tu virtud nos esfuerce todos los días de nuestra vida, especialmente en el trance de la muerte, para que, defendidos por tu poder del infernal dragón y de todas sus asechanzas, cuando salgamos de este mundo seamos presentados por tí, libres de toda culpa, ante la Divina Majestad. Amén.

lunes, 19 de marzo de 2012

Ensalmos de San Miguel Arcangel



Divino y Real Ser, me ofrezco a los catorce ensalmos reales de Nuestro Señor Jesucristo y a la fuerza, poder y espada de San Miguel Arcángel, para que me ensalme a__________________( se dice el nombre de la persona o personas), que pelea/n quiere/n con migo y no peleara/n porque esta/n ensalmado/s con los catorce ensalmos reales de nuestro Señor Jesucristo y la fuerza poder y espada de San Miguel Arcángel.
Con su arma blanca no me cortara/n, con su arma no me tirara/n, con su legua y acciones no me dañara/n.
Maria Santísima me resguardará, San Pedro y San Pablo me defenderán, y tú San Miguel Arcángel, con la fuerza poder y espada harás que se arrepienta/n de corazón y no pueda/n nunca más calumniar ni arremeter contra mi ni contra otras personas.
Divino y Real Ser, me ofrezco a los catorce ensalmos reales de nuestro Señor Jesucristo y a la fuerza poder y espada de San Miguel Arcángel, para que si tuviese que verme en justicia quede todo aplastado y vencido y no se encuentre causa para sentenciarme.
Divino y Real Ser me ofrezco a los catorce ensalmos reales de nuestro Señor Jesucristo y a fuerza poder y espada de San Miguel Arcángel, y espero verme libre de todos mis enemigos y de los lazos por ellos tendidos.
Divino y Real Ser, me ofrezco a los catorce ensalmos reales de nuestro Señor Jesucristo y a la fuerza poder y espada de San Miguel Arcángel, para que me ensalme a todos mis enemigos como____________________(decir aquí el nombre de la persona o personas que queramos su cambio hacia nosotros), ya si trata/n de poner sus manos sobre mi honra perderá/n toda la intención mala que tenga/n para mi.
Divino y Real Ser, me ofrezco a los catorce ensalmos reales de Nuestro señor Jesucristo y a la fuerza poder y espada de San Miguel Arcángel, para si tuviese que huir, me vea libre e invisible de mis perseguidores.
Paz en Cristo Jesús, Paz en Cristo Jesús, Paz en Cristo Jesús.
Este servicio se debe hacer con vela blanca encendida ha la que se la ha hecho tres cruces.

jueves, 15 de marzo de 2012

LA BATALLA DE SAN MIGUEL ARCANGEL

Al principio de los tiempos cuando no existía nada, todos los ángeles estaban reunidos en torno al Señor, esperando la señal que del El viniera para ir hacia los mundos y co-ayudar en la Creación, pero una disensión entre los ángeles, desató la polémica primero y la guerra de los cielos después.
Sucedió que llegaba el instante de la creación del hombre. Hubo ángeles que querían al hombre perfecto, superior, a la misma altura de ellos, por eso no escatimarían esfuerzos en lograrlo y estaban dispuestos a hacer sus mejores obras. Otros ángeles en cambio, querían que el hombre y su conciencia fuera ascendiendo en el plano universal a través de escalas hasta llegar a Dios y su perfección, a través del trabajo diario y por los siglos de los siglos. Esto era para asegurarse que el hombre, a pesar de lograr la perfección lentamente, algún día llegaría a Dios totalmente consiente y con sus capacidades acrecentadas.
Según las historias más antiguas de la tierra, que se encuentran en libros de miles de años y que se conservan en oriente, hubo otras humanidades en la tierra, aquellos primeros seres humanos no fueron perfectos y fueron destruidos.

Este fue el motivo principal de la polémica. Unos querían que el hombre fuera perfecto desde el principio, y si se equivocaban destruirían la creación del mismo hasta lograr un ser superior, y los otros querían la vía de la ascensión. Los ángeles que no estaban de acuerdo con tal de no movilizarse, en su negativa, decidieron continuar durmiendo en el seno de Dios, pero esto ya no era posible porque el universo comenzaba a expandirse irremediablemente.

De los ángeles rebeldes, hubo uno que logró ponerse a la cabeza de todos, su nombre era Shaitan, el adversario, el que desafió al resto de los ángeles y a Dios mismo. El pecado de este ángel fue el de la soberbia, porque dijo que él lograría hacer al hombre tan superior o más que a los mismos arcángeles. Este ángel expresó su entusiasmo con voz estruendosa diciendo: "¿Quien como yo?" a lo que el siguiente ángel en el orden jerárquico le respondió: "Te equivocas; ¡Quién como Dios!"

Miguel era el primer arcángel en la jerarquía de los cuatro, acompañado por Gabriel, Rafael y Uriel. Se encontraba a la cabeza de los cuatro puntos de luz por ser el que más cerca del centro del universo estaba. El dominio de Miguel era el fuego, el que fuera encendido por un ángel anterior de nombre Luzbel, solo que éste tenía la misión de encender la chispa primigenia en todos pero que no podía equilibrar sus fuerzas por tener la misión de encender al universo, no de mantenerlo. Mientras que Miguel conserva y cuida que el fuego del universo no se extinga, los demás ángeles protegen otros puntos en el divino universo. Por esto Miguel es de una jerarquía superior, pues por él el universo se mantiene encendido. Más tarde será el Hijo de Dios quien tendrá la misión de Cristalizar el brillo de Dios en todas partes.

El Arcángel Miguel enfrentó directamente a Shaitan y le respondió ¿Qué has dicho? Te has olvidado del Creador, te has olvidado de Dios ¿Quien como Dios?. Con esas palabras demostró su fidelidad, olvidándose de sí mismo y asumiendo la responsabilidad como defensor de un mandato superior. A partir de ese momento se desató la guerra, pues todos los ángeles a las ordenes de Miguel avanzaron sobre los ángeles que habían simpatizado con Shaitan. Esta guerra duró miles de millones de años, hasta que las dos terceras partes de los ángeles lograron vencer a la tercera rebelde y desordenada que fue arrojada a los abismos, esto es, fuera del universo posible de conocer.

Miguel es, en otra lectura la conciencia y la razón venciendo a las tinieblas, pues una vez que la mente humana lucha con sus miedos, enciende la verdad que puede mantenerse gracias a un constante equilibrio entre potentes fuerzas que toman formas diversas en los planos sutiles del espíritu. La razón es la primera llave que el ser humano tiene para abrir los canales del conocimiento, una vez que lo logra debe actualizar su saber dejando atrás antiguas creencias, tomando otras llaves nuevas que enriquezcan al espíritu. No están al alcance de quien no hace un esfuerzo para elevar su conciencia a planos más elevados donde reina el amor, pues conforma una realidad que está fuera de toda lógica conocida en el cotidiano mundo actual y no alcanzable por medio de ficticias razones, sino transitando el difícil camino de la verdad, la cual no siempre es la realidad que creemos percibir.

Autor Desconocido
Argenis Petit
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...